PLATAFORMAS UNIDAS: ALPUJARRA Y VALLE DE LECRÍN

AMBAS PLATAFORMAS PRESENTAN MÁS DE 4000 ALEGACIONES Y SE UNEN PARA EXPANDIRSE Y ANULAR EL PROYECTO DE LA RED ELÉCTRICA ESPAÑOLA.

REDACTAN CONJUNTAMENTE ESTA NOTA DE PRENSA, CORTADA Y PUBLICADA HOY, 7 DE MARZO DE 2019, DE EN VARIOS MEDIOS DE GRANADA.

LA NOTA DE PRENSA DECÍA ASÍ:

PLATAFORMA DI NO A LAS TORRES DE ALTA TENSIÓN VALLE DE LECRÍN-LA ALPUJARRA

Hoy jueves 7 de marzo la Plataforma Di No a las Torres de Alta Tensión en el Valle de Lecrín y La Alpujarra ha presentado más de 4000 alegaciones de vecinos contra el proyecto del tendido de torres de alta tensión y construcción de una subestación por parte de Red Eléctrica de España (REE) en estas comarcas, lo que constituye un hecho sin precedentes.

El proyecto de REE pretende instalar inicialmente 362 torres de entre 40 y 81 metros de altura y una subestación de 14.000 metros cuadrados en el corazón de la comarca del Valle de Lecrín.

Los trabajos comprenden la construcción de 182 nuevos km de circuito de líneas de 220 kilovoltios (que incluyen los tramos de El Fargue-Saleres, así como la subestación de Saleres mencionada y dos conexiones de la misma con las líneas Gabias-Órgiva y Berja-Órgiva; además de un último tramo de línea entre Saleres y Benahadux en Almería).

Del total de estos 182 kilómetros de líneas eléctricas planificados casi la mitad de las líneas proyectadas discurrirán por nuestras comarcas. Durante los últimos meses tanto desde la Alpujarra como desde el Valle de Lecrín, la ciudadanía ha valorado lo que parece ser que a REE se le ha pasado por alto. Contando con asesoramiento de expertos en diversas disciplinas como el derecho, economistas, ingeniería medioambiental y cátedras diversas, etcétera, dejan patente tanto las irregularidades de forma y contenido con las que se presenta dicho proyecto, como el devastador impacto que esta autopista eléctrica causaría en ambas zonas, desarrollando tales conclusiones en los extensos paquetes de alegaciones que se vienen presentado desde que se entregara el primero, el 5 de febrero del presente año.

A pesar de la magnitud de este trazado, el análisis de afecciones realizado por la empresa peticionaria es manifiestamente escueto, ridículo e interesado. De hecho, este proyecto comporta una agresión directa al patrimonio medioambiental, paisajístico, cultural y patrimonial del Valle de Lecrín y La Alpujarra, espacios singulares y únicos en España, siendo considerados dos de los 17 Paisajes de Interés Cultural de la provincia y que recientemente han presentado sendas candidaturas a Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO debido a su destacado valor universal y excepcional.

Si bien REE afirma que su proyecto es “la mejor propuesta desde el punto de vista medioambiental y social”, la compañía no ofrece una valoración medioambiental integral, coherente y adecuada en el mismo.

El Estudio de Impacto Ambiental elaborado contiene numerosas simplificaciones. ¿Cómo es así posible que una línea doble de torres de entre 40 y 81 metros de altura, que atraviesa el corazón de espacios tan significativos, tenga un “impacto insignificante” en el paisaje? Su análisis contiene también apreciaciones inexactas y omisiones en relación con las especies protegidas de flora y fauna de la región, que ya se encuentran en una situación manifiestamente regresiva y podrían provocar la desertización biológica de las zonas afectadas, poniendo por delante los intereses y beneficios de una entidad privada al no respetar los límites ecológicos y poniendo en riesgo de extinción innumerables especies vulnerables.

Desde el punto de vista social la documentación no valora sus efectos socioeconómicos, como en el caso de la industria de turismo rural, motor económico de ambas comarcas que dependen enteramente de conservar su belleza natural. Las pérdidas en este rubro se cifran en más de 16.000.000 € al año, tal y como apunta un análisis independiente realizado por catedráticos y economistas de las universidades de Granada, Rey Juan Carlos y Cambridge sobre las afecciones en el Valle de Lecrín, que se consideran análogas a La Alpujarra, con la consecuente pérdida de puestos de trabajo y cierre de negocios.

Así mismo, el proyecto carece de un análisis suficiente de las afecciones que tendría para la salud de los habitantes de la zona, puesto que estas se basan en unas Recomendaciones de la Unión Europea obsoletas, ya que datan del año 1999 (1999/519/CE). De hecho, la propia Comisión en su última Resolución, hasta la fecha, sobre las consideraciones sanitarias relacionadas con los campos electromagnéticos, que data de 2009 (2008/2211(INI)), insta a revisar el fundamento científico y la adecuación de los límites de los campos electromagnéticos.

Resulta paradójico que REE presenta este proyecto acompañado de una iniciativa a la que ha bautizado como “Lecrinnova”, que tiene como objetivo dinamizar el sector agrícola y rural. Para ello destina 700 mil euros de un presupuesto de 105 millones de euros, o lo que es lo mismo, un 0,4 % de su inversión. Este dato, por sí solo, demuestra la falta de interés de la transportista eléctrica en un territorio que pretende fracturar hasta convertirlo en un enjambre de líneas de alta tensión intransitable.

Estos ejemplos, así como otros tantos incluidos en las distintas alegaciones presentadas, evidencian que el proyecto no aporta ningún tipo de riqueza ni beneficio a las comarcas afectadas, pues es una mera autopista de electricidad que ni si quiera abastecerá a la zona, si no que su objetivo final es transportar energía a lugares a gran distancia.

Entre otras irregularidades se encuentra el oscurantismo con el que este proyecto se ha ido presentando y la forma parcelada de hacerlo por todo el territorio español. Hemos tenido muchos problemas de acceso a los proyectos, sabemos que hay muchas comunidades que están o han estado en la misma situación que estamos ahora y nuestra intención es comunicarnos con otras plataformas del territorio andaluz y de toda España para unificarnos contra esta barbarie en una sola plataforma ciudadana.

Di No a las Torres insta a REE a reconsiderar sus planes, respetando los intereses y objeciones de los vecinos en lugar de pisotearlos e ignorarlos

Un comentario en “PLATAFORMAS UNIDAS: ALPUJARRA Y VALLE DE LECRÍN”

Deja un comentario