Resumen Reunión Jueves 31 de enero de 2019

El pasado jueves 31 de enero de 2019, en la ciudad de Órgiva, la Plataforma Ciudadana convocaba su tercera reunión informativa, constatando el crecimiento de la misma.

Más de 300 personas se concentraban en el Teatro Municipal Agustín Martín Zaragoza para compartir información e incertidumbre ante este macro-proyecto con el que la Red Eléctrica Española (REE) amenaza la comarca de La Alpujarra y El Valle de Lecrín y que viene extendiéndose por toda España.

La Plataforma Ciudadana Di No A Las Torres en La Alpujarra se viene comunicando con la Plataforma Ciudadana Di No A Las Torres en El Valle de Lecrín, de quienes toma su logotipo, su lema, la mucha información que están recopilando desde hace a penas dos meses, su esfuerzo y el ofrecimiento de acoplar ambas Plataformas y aunar las fuerzas contra este devastador proyecto.

Ayer, pudimos escuchar a uno de sus Expertos en Gestión Ambiental, Braulio Estévez, Ingeniero Técnico Agrícola, miembro de la Cooperativa Agroecológica Hortigas y activista en la Plataforma del Valle de Lecrín.

En su presentación, Braulio, explicaba a la ciudadanía el alcance de esta Autopista Eléctrica cuyo objetivo, pese a lo la REE trata de hacernos creer, es el de transportar la electricidad para venderla en Francia y Europa. No se trata de una red para mejorar nuestra recepción de energía. Afirmaba que en toda España no se ha llegado a consumir, en su pico más alto, ni la mitad de la energía que se produce y que esta Red de Muy Alta Tensión (MAT), sólo va a traer catástrofe a las zonas afectadas y colindantes.

Comentaba que, en lo tocante a la salud de la ciudadanía, los estudios en los que se basa la REE datan del siglo pasado y que nadie contempla los nuevos y actuales estudios que demuestran la influencia de estos campos electromagnéticos, en enfermedades como el cáncer, riesgo elevado de leucemia en la infancia y otras muchas enfermedades.

También argumentó el desolador paisaje en el que se convertirían El Valle de Lecrín y La Alpujarra tras la entrada y actuación de las máquinas, la tala de, sólo en La Alpujarra, 5,8 hectáreas de árboles, afectando a la diversidad de especies de animales y plantas (Malva de la Alpujarra ) y a la diversidad genética, a su paso por bosques isla.

La misma suerte correrán las aguas, los ríos, el suelo…. no sólo de las zonas afectadas, también de las colindantes y, puesto que el estudio de impacto se hizo de forma generalizada, no se contempla que, en particular, esta zona conlleva un impacto ambiental entre severo y crítico, cuya recuperación será largamente dilatada en el tiempo.

Esto por no hablar del perjuicio económico, empleo… en ambas zonas cuyas economías dependen fundamentalmente del turismo. Ningún turista se desplaza de vacaciones para ver una torre de 65 metros tras la ventana de su hotel o desde la terraza donde desayuna.

El daño será tal que ambas comarcas, que ya sufrieron la despoblación y que se han ido rescatando con la llegada de personas amantes de la belleza natural de esta tierra, que han invertido su tiempo y energía para la manutención de sus fincas, que se han instalado reavivando y enriqueciendo la economía, la cultura, la diversidad… tengan que abandonar sus hogares, abocando, inevitablemente, a estas zonas a la despoblación y al abandono.

La ciudadanía de La Alpujarra, a la que toda esta noticia les ha cogido por sorpresa, trataba de reprimir su angustia ante tal impotencia frente a un Goliat que ha estado estudiando sus fincas, fotografiándolas, midiéndolas y preparándolas bajo el más inconcebible ocultismo para un proyecto que se iniciaba hacia el año 2005 para toda España y del que, ni la alcaldesa de Órgiva, Diputada de Medio Ambiente, ni el resto de Concejales de esta Corporación tenían noción alguna.

La Plataforma Ciudadana continúa expandiéndose y sumando esfuerzos con un lema claro y contundente: NO A LAS TORRES DE ALTA TENSIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *